tarot on line gratuito
tarot on line

 

PRINCIPAL

Tarot.
Orígenes
Historias Terror
Mal de ojo
El Manto de Turín
Quiromancia
Sahumerios
Poder de las piedras
Poder Pensamiento
Vivir sin miedo
Los Chacras
Limpieza energética
Test de los colores

Hipnosis y Runas.
Hipnosis y su estado
Historia
Como hipnotizar
Riesgos
Hipnosis y….
Tipos Hipnosis

Tirada Tarot Gratis

Horóscopo Total
Horóscopo Chino
Astronomia
Feng Shui
Tarotistas
Diamante azul
Videncia Amelia
Magia
Rituales
Tu Ventana
Tarot Futuro
Mina de Santiago
Angelo y David
Todo tarot

tarot gifs sms

tarot-online-gratuito

 

El espíritu del niño muerto, Lo desconocido, El susto de mi vida, ¿Con quién duermen?, La dama de negro

LA DAMA DE NEGRO

-Espere, Bakerson -mientras leía la carta, alcé la mano, pidiendo calma a mi compañero-. Escuche esto-. Leí en voz: “Yo, Edward Beresford, en pleno uso de mis facultades, he llegado a un acuerdo con una criatura de ultratumba, para que vigile éstas mis pertenencias, que yo guardo bajo el segundo de los cuatro manzanos que rodea mi casa, a cambio, dicha criatura, podrá vagar, por toda la eternidad, en ésta mi propiedad, pudiendo castigar a todo aquel que se acerque a estos lugares con intención de sustraer el cofre del lugar donde éste se encontrase enterrado” -Suspiré, y dejé la misiva sobre la mesa, junto al dinero.
Bakerson, lanzó una carcajada.
-¡El viejo estaba como una verdadera cabra! ¿No irá a decirme que cree todas esas idioteces, amigo Beresford?
-¡No soy su amigo! -Con un rápido movimiento, lancé el cofre lejos de Bakerson y de la mesa-. ¡No es más que un maldito asesino, no tengo nada que ver con usted!
-¡De acuerdo, usted se lo ha buscado! -Para mi horror y sorpresa, Bakerson, sacó una automática, y me apuntó con ella-. Creía que era más inteligente.
Y, entonces, ocurrió. Por mucho tiempo que pase, no podré borrarlo de mi memoria.
La puerta y las ventanas de la cabaña, se abrieron de golpe, y una sombra comenzó a materializarse ante nuestros ojos. El espectro de la joven suicida, me sonrió dulcemente. La sangre se me heló en las venas mientras, el hermoso fantasma, alargaba sus blancas manos hacia Bakerson y, tras tomarlo por la barbilla, lo arrastraba hasta el manzano. Jamás volví a ver a mi compañero, pues muerto de miedo me desmayé.
Cuando desperté a la mañana siguiente, eran más de las nueve y media, y me encontraba solo en la cabaña. Ni rastro de Bakerson, del fantasma, ni del cofre con el dinero.
Y, poco tengo que añadir a lo dicho.
Regresé a la ciudad, con una extraña sensación en el cuerpo, y retomé mi vida tal y como la había dejado. O, al menos, lo intenté. Pero todavía despierto muchas noches, con la imagen del bello fantasma en mi cabeza.
Jamás he vuelto a pisar ni la cabaña, ni el pueblo. Y no creo que lo haga.
Mis abogados se desentendieron del asunto de la herencia.
Con el tiempo, todo aquello se ha convertido en un extraño recuerdo en mi mente. Un recuerdo terrible…
Sólo una cosa me queda por añadir.
Hace cosa de una semana, en un programa de televisión, entrevistaron a uno de esos tipos que dice investigar los fenómenos extraños. Y habló sobre la cabaña. Y sobre las extrañas apariciones que, desde tiempo atrás, venían sucediéndose.
Di gracias al Cielo, era la confirmación de que no soy un demente…


FIN
 

 

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web
Coste del 806 : Precio Máximo desde Fijo:1,21; desde Movil 1,57 Euros por minuto. IVA incluido. Solo Mayores de 18 años

93 122 00 36 . En este número fijo, puede hacer la consulta con tarjeta, Visa y Mastercard.